Familia_FelizNuestra sociedad está afectada por problemas que suceden en las familias, les ofrecemos sugerencias que les ayudarán a mejorar esa situación.

Todos queremos tener una familia feliz. En nuestra sociedad cada día son más los divorcios, los malos tratos, la infidelidad, la incomunicación, el egoísmo, es por esto que nos preguntamos, ¿qué está pasando?, parece que muchos hogares se deshacen a nuestro alrededor pero en cambio.

La falta de comunicación, la entrega de tiempo de calidad y la falta de sinceridad, son algunos de los factores que más influyen en los problemas familiares, es por esto que sugerimos lo siguiente:

Usar más comunicación

La comunicación auténtica y honesta, es importante que en toda familia es por eso, que la comunicación debe ser efectiva en toda relación familiar.

Consejos para fomentar la comunicación entre padres e hijos

Observa el tipo de comunicación que llevas a cabo con tus hijos. Dedica unos días de observación, libre de juicios y culpabilidades.

Escucha activa y reflexivamente cada una de las intervenciones de tus hijos. Valora hasta qué punto merecen prioridad frente a la tarea que estás realizando; en cualquier caso, su respuesta ha de ser lo suficientemente correcta para no menospreciar su necesidad de comunicación.

Presta atención a las solicitudes de tus hijos. Si no podemos prestar la atención necesaria en ese momento, razonar con él un aplazamiento del acto comunicativo para más tarde. Podemos decir simplemente: dame 10 minutos y enseguida estoy contigo. Recordemos después agradecer su paciencia y su capacidad de espera.

Responde de maneras distintas. Evita el empleo del mismo tipo de respuestas de forma sistemática para que nuestro hijo no piense que siempre somos autoritarios, que le hacemos sentir culpable, que le quitamos importancia a las cosas o le damos sermones.

Deja las culpabilidades a un lado. Si hasta hoy los padres no hemos sido un modelo como comunicadores, pensemos que podemos mejorar y adaptarnos a una nueva forma de comunicación que revertirá en un bien para nuestra familia, suavizando o incluso extinguiendo muchos de los conflictos habituales con los hijos.

Cambia o mejora hacia una comunicación más abierta. Es aconsejable establecer un tiempo de prueba, como una semana o un fin de semana, para valorar si funciona o no y si debemos modificar algo más. Los padres tenemos los hábitos de conducta muy arraigados y cambiarlos requiere esfuerzo, dedicación y, sobre todo, paciencia con nosotros mismos.

En toda comunicación debe haber respeto y amor.

Hacer Compromisos

La familia fue diseñada con el fin de servir de apoyo a cada uno de sus miembros y para promover las relaciones y el desarrollo familiar. Pero lo que más seguridad da a los hijos es ver que sus padres son un equipo. Que están unidos y comprometidos a construir un hogar.

En nuestra sociedad individualista todo es confuso. No se sabe qué es ser hombre y que es ser mujer, pero hemos sido creados diferentes para complementarnos.

El compromiso también es fidelidad en el matrimonio, en el tiempo, la dedicación, la compañía, entre otras.

El compromiso trae seguridad y paz.

Entrega de Tiempo de Calidad

El tiempo es un bien precioso, y muy escaso, por eso el tiempo que dediques a los tuyos mostrará el compromiso que tienes con ellos. El tiempo es como el aire: hace falta un mínimo para vivir, y la familia sin tiempo para los suyos se va ahogando.

Por eso es recomendable entregar a las familias tiempo de calidad, ir al cine, a las plazas del país, parques, museos, etc.

Demostrar Amor por los integrantes de la familia

El amor es lo que mantiene viva una familia. El amor no se “hace”, sino que se vive, se cultiva, se muestra y se expresa de una manera práctica día a día.

Cada vez que demuestras lo contento que estás; que les dices a tus hijos lo bien que han hecho los deberes; en cada pequeña cosa puedes decirles “te quiero”. Etc.

Muchas veces resulta más fácil criticar a las familias que alabarlas por las cosas que hacen.

¡Si amas a los tuyos deja que lo sepan!